El sector inmobiliario nacional e internacional ha cambiado drásticamente en estos últimos años.

Actualmente, los inmuebles en España y en el mundo ya no son de miles de promotores tradicionales; el mercado está en manos de unos pocos. Estos nuevos propietarios son empresas financieras a la búsqueda, ahora sí, de rentabilidades coherentes para este sector.

Estos propietarios están abordando la puesta en valor de sus inmuebles, encontrándose con una casuística tan dispar, que solo nuevas organizaciones de arquitectura, ingeniería y project management, adaptadas a este mercado, podrán acometer.